lunes, 9 de mayo de 2011

Desastre en el Mediterráneo

Militares europeos y de la OTAN dejaron morir en el mar a decenas de inmigrantes. 


 


Decenas de inmigrantes africanos murieron en el Mediterráneo a bordo del barco en el que viajaban al hacer caso omiso unidades militares europeas y de la OTAN de sus peticiones de socorro, informa hoy (lunes 09/05) el británico matutino The Guardian. 

El barco, que llevaba a bordo a 72 pasajeros, incluidos niños y refugiados políticos, sufrió una avería a finales de marzo tras dejar el puerto libio de Trípoli con dirección a la isla italiana de Lampedusa. 

A pesar de las señales de alarma enviadas a la guardia costera italiana y de que el barco logró contactar con un helicóptero y un buque de guerra de la OTAN, nadie trató de rescatar a sus ocupantes, denuncia el diario británico. Sólo 11 personas que viajaban en el barco, que estuvo a la deriva en alta mar durante 16 días, lograron sobrevivir. 

"Cada mañana, al despertarnos, encontrábamos más cadáveres, que dejábamos a bordo veinticuatro horas antes de arrojarlos al mar", relató al periódico Abu Kurke, uno de los supervivientes. 

El derecho marítimo internacional obliga a todos los buques, incluidos los militares, a atender las llamadas de socorro de los barcos que se encuentran en las proximidades y a prestar auxilio. 

Las organizaciones defensoras de los derechos de los refugiados han exigido una investigación de lo ocurrido y la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) han solicitado mayor cooperación para salvar vidas entre los buques comerciales y militares que surcan las aguas del Mediterráneo. 

"El Mediterráneo no puede convertirse en algo así como el Far West. Quienes se abstienen de rescatar a las personas en peligro en esas aguas tienen que ser castigados", dijo Laura Boldrini, portavoz de ACNUR. 

El padre Moses Zerai, un cura eritreo radicado en Roma y que dirige la organización para los derechos de los refugiados Habeshia, fue una de las últimas personas que estuvo en comunicación con el barco antes de que se agotasen las baterías de su teléfono por satélite. 

"Ha habido una abdicación de responsabilidad que ha resultado en la muerte de más de sesenta personas, niños incluidos. Ello constituye un crimen, un crimen que no puede quedar impune sólo porque se trataba de inmigrantes africanos y no de turistas de un crucero", denunció el sacerdote. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada